En Marset (Barcelona) cuidan la luz en sus distintos matices y efectos para mejorar la calidad de vida de las personas. Lo que diferencia a Marset de la mayoría de fabricantes de iluminación es su vocación por el buen diseño: dejar un producto que genere una luz bella, con el máximo rigor técnico y de innovación, capaz de sorprender, emocionar y que sea perdurable en el tiempo.

A través del diseño Marset intenta transmitir sus valores más esenciales: Buen diseño, alta calidad, rigor tecnológico, innovación, sostenibilidad, perdurabilidad y autenticidad. Desde sus inicios, han creado lámparas que se han convertido en iconos del diseño, como es el caso de Funiculí y Discocó.

En los últimos años Marset ha recibido el premio DME 2014-2015, el Premio Nacional de Diseño 2015, y la lámpara FollowMe ha sido reconocida con el premio Red Dot 2016. Entre sus últimas colecciones destacan las familias de lámparas Dipping Light y Ginger, y gracias a su innovación y gran variedad, se ha convertido en el fabricante de referencia de lámparas portátiles.